Education & Information

Balancing Work and Elder Care: How to Find Help

06-04-2021

Click here to view a Spanish translation

Nearly one in six adults participating full-time in the workforce provide unpaid care for a loved one. (Gallup-Healthways Well-Being Index.) Currently, the average caregiver is 49 years old. This age is also a peak time for earnings and career achievement. As our population ages, more families are providing care for an older adult at home, and an increasing number of people will need such care in the coming decade. This trend suggests that more and more working adults will be put in a financially disadvantaged position due to the needs of family care.

Current demographic and healthcare trends make this issue even more significant:

  • The massive Baby Boomer generation is at prime caregiving age, and many are becoming care recipients themselves.
  • Although we are living longer, debilitating, age-related illnesses such as Alzheimer's disease, Parkinson's, arthritis, diabetes, and stroke are occurring with increasing frequency.
  • Hospital stays are becoming shorter, meaning more care is needed at home.
  • Women, who have traditionally been the caregivers for both children and the elderly, are now more likely to be in the workforce and less available to provide full-time care.

What do family caregivers do?

Click here for a more comprehensive guide to the role of family caregivers, but to summarize - the role varies. The goal of family caregiving is to help your loved one maintain independence in the home as long as possible.

For some, it’s a nearly full-time and daily endeavor that covers the day-to-day necessary tasks (bathing, dressing, feeding, coordinating doctor’s visits, etc.). For others, it’s a frequent - but less-hands on level of care - managing the weekly and monthly tasks (help with bills, home safety, drives to the grocery store, etc.).

What’s their impact?

The healthcare system in the United States as it exists today couldn’t function without these unpaid family caregivers. Their value in the labor force is estimated at $470 billion annually (Source).

With that said, work disruptions due to employee caregiving responsibilities result in productivity losses to businesses of an estimated $2110 per year per employee—a loss of up to $33.6 billion per year for full-time employees as a group (Source).

How can working caregivers manage the stress?

Being a working caregiver comes with a compounded level of stress and responsibility. Stress greater than either of those roles creates alone. Thankfully, there are a lot of community, government, and non-profit resources available to help relieve some of the burdens. Let’s explore how to determine your needs and access the relevant help next.

Step 1: Assess Your Needs

The first step to effective help for a working caregiver is understanding exactly what kind of help you’ll need. To figure this out:

  • Make a list of all you do as a caregiver and separate it into two categories: things I must handle myself and things I’d be comfortable delegating.
  • Take the list of things you’d be comfortable delegating and further break it down: what type of care is it, and where could the care take place?

    Examples:
    Type of care needed - companion, chore work, food preparation, nurse care.
    Where the care could happen - at home, a senior center, an adult daycare center, or another location.
  • Determine a budget - what available budget (if any) do you have to dedicate to these needs?

Step 2: Find Help

Once you have an idea of what you want/need help with, you’ll have a much better idea of where to start in finding and evaluating your options.

Finding Community Resources

Find Community Resources through Information and Referral Services: These are services to help you locate local programs and services and they are a great place to start. Here are 3 places to look for Information and Referral Services.

Senior Organizations: Senior or community organizations maintain lists of resources by geographic area to help you get started in finding the help you need.

Employers: Some employers also offer this type of information through Employee Assistance Programs (EAP), so it’s worth talking to your employer to see what resources they may offer.

Online Resources: Family Caregiver Alliance's online Family Care Navigator offers information on public resources for every state, including local Area Agencies on Aging. The national Eldercare Locator provides information on Area Agencies on Aging and other services. Even if your parent lives far away, you can find services to help.

Step 3: Coordinate - Discuss Tasks with Family, Friends, and Organizations

Finally, it’s time to coordinate. There are both informal sources of help and more formal sources, like local and care organizations.

Arranging Help

Get Help through Informal Arrangements: There may be simple tasks that can easily be done by friends, family, neighbors, or faith group members (examples include preparing meals, providing rides, helping with grocery shopping or laundry, providing reassuring phone calls or companionship for your relative). We recommend holding a family meeting to get family and friends on the same page about the amounts and types of care needed and delegate accordingly.

Local Organizations: If family or friends are unable or unwilling, or if some tasks remain outstanding, local senior centers or colleges often have programs for community volunteers.

Care Organizations: In California, eleven Caregiver Resource Centers (CRCs) provide a range of supportive services to family caregivers of adults with disabling health conditions (e.g., Alzheimer's, Parkinson's, stroke, traumatic brain injury, Parkinson's disease). CRCs help family caregivers with information, educational programs, and emotional support, as well as individualized care planning to support you in your caregiving journey. Most services are free of charge. More information and resources can be found by visiting the list of California's Caregiver Resource Centers.

Other Ideas: Many other community services are available to help, including care management services, home-delivered meals (such as mealsonwheels.org), transportation services, home safety services, temporary overnight care, hospice (for terminally ill individuals), and support groups (for either the caregiver or the ill individual). Your local Area Agency on Aging or senior center can help you locate these.

Step 4: Cross-Reference
Take the list of tasks from step 1 and start divvying them up with available resources (family, friends, organizations you’ve found, etc.). Use a calendar or organizer (like www.lotsahelpinghands.com) to make sure none of the important tasks slip through the cracks.

Note: Websites such as www.lotsahelpinghands.com provide password-protected sites to help you schedule help and keep family and friends notified of your loved one's condition.

Closing Thoughts

Working family caregivers play an essential role in preserving the quality of life of chronically or terminally ill people throughout the country. Juggling work and caregiving responsibilities can compound the stress of both those roles. To reduce your burden, it’s worth getting organized, finding help, and delegating responsibilities where possible.

Remember that you cannot handle caregiving alone. Asking for or accepting offered help may feel strange, but it is one of the best ways to ensure your emotional wellbeing and reduce frustration. Check out our tips for creating a rest and renew checklist here.

We invite you to check out our library of information for family caregivers by clicking here for further reading and resources. You are also welcome to give us a call at 800-543-8312 to find out more about how we can support you in your caregiving journey.

Equilibrio entre trabajo y cuidado de ancianos: cómo encontrar ayuda

Casi uno de cada seis adultos que participan a tiempo completo en la fuerza laboral brindan atención no remunerada a un ser querido. (Índice de bienestar de Gallup-Healthways) Actualmente, el cuidador promedio tiene 49 años. Esta edad también es un momento pico para los ingresos y los logros profesionales. A medida que nuestra población envejece, más familias brindan atención a un adulto mayor en el hogar, y un número cada vez mayor de personas necesitará dicha atención en la próxima década. Esta tendencia sugiere que cada vez más adultos que trabajan serán puestos en una posición dedesventaja financiera debido a las necesidades del cuidado familiar.

Las tendencias demográficas y sanitarias actuales hacen que este problema sea aún más significativo:

● La generación masiva de los Baby Boomer se encuentran en la mejor edad para brindar cuidados, y muchos se están convirtiendo, ellos mismos, en receptores de cuidados.

● Aunque vivimos más tiempo, enfermedades debilitantes relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson, la artritis, la diabetes y los accidentes cerebrovasculares, ocurren con una frecuencia cada vez mayor.

● Las estadías en el hospital son cada vez más cortas, lo que significa que se necesita más atención en el hogar.

● Las mujeres, que tradicionalmente han sido las cuidadoras tanto de niños como de ancianos, ahora tienen más probabilidades de estar en la fuerza laboral y menos disponibles para brindar cuidados de tiempo completo.

¿Qué hacen los cuidadores familiares?

Haz clic aquí para obtener una guía más completa del papel de los cuidadores familiares, pero para resumir, el papel varía. El objetivo del cuidado familiar es ayudar a un ser querido a mantener la independencia en el hogar el mayor tiempo posible.

Para algunos, es un esfuerzo diario y casi a tiempo completo que cubre las tareas necesarias del día a día (bañarse, vestirse, alimentarse, coordinar las visitas al médico, etc.). Para otros, es un nivel de atención frecuente, pero menos práctico, realizar las tareas semanales y mensuales (ayuda con las facturas, seguridad en el hogar, viajes al supermercado, etc.).

¿Cuál es su impacto?

El sistema de salud en los Estados Unidos, tal como existe hoy, no podría funcionar sin estos cuidadores familiares no remunerados. Su valor en la fuerza laboral se estima en $470 mil millones anuales (Fuente).

Dicho esto, las interrupciones en el trabajo debido a las responsabilidades de cuidado de los empleados dan como resultado pérdidas de productividad para las empresas de aproximadamente $2110 por año por empleado, una pérdida de hasta $33,6 mil millones por año para los empleados de tiempo completo como grupo (Fuente).

¿Cómo pueden los cuidadores que trabajan manejar el estrés?

Ser un cuidador que trabaja viene con un nivel compuesto de estrés y responsabilidad. El estrés es mayor que el que crea cualquiera de esos roles por sí solo. Afortunadamente, hay muchos recursos comunitarios, gubernamentales y sin fines de lucro disponibles para ayudar a aliviar algunas de las cargas. Exploremos cómo determinar tus necesidades y acceder a la ayuda relevante:

Paso 1: evalúa tus necesidades

El primer paso para una ayuda eficaz para un cuidador que trabaja es comprender exactamente qué tipo de ayuda necesitará. Para resolver esto:

● Haz una lista de todo lo que haces como cuidador y sepárala en dos categorías: cosas que debo manejar yo mismo y cosas en las que me sentiría cómodo delegando.

● Toma la lista de cosas con las que te sentirías cómodo delegando y desglosa aún más: ¿qué tipo de atención es y dónde podría tener lugar la atención?

Ejemplos: Tipo de atención necesaria: acompañante, tareas domésticas, preparación de alimentos, atención de enfermería. Dónde podría ocurrir la atención: en el hogar, un centro para personas mayores, una guardería para adultos u otro lugar.

● Determina un presupuesto: ¿qué presupuesto disponible (si corresponde) tienes que dedicar a estas necesidades?

Paso 2: busca ayuda

Una vez que tengas una idea de con qué quieres/necesitas ayuda, tendrás una idea mucho mejor de por dónde empezar a buscar y evaluar tus opciones.

Encontrar recursos comunitarios

Encuentra recursos comunitarios a través de servicios de información y referencia: Estos son servicios para ayudarte a ubicar programas y servicios locales y son un excelente lugar para comenzar. Aquí hay 3 lugares para buscar información y servicios de referencia.

Organizaciones senior: Las organizaciones para personas de la tercera edad o comunitarias mantienen listas de recursos por área geográfica para ayudarte a comenzar a encontrar la ayuda que necesitas.

Empleadores: Algunos empleadores también ofrecen este tipo de información a través de los Programas de asistencia al empleado (EAP), por lo que vale la pena hablar con tu empleador para ver qué recursos pueden ofrecer.

Recursos en línea: Family Caregiver Alliance está en línea a través de Family Care Navigator y ofrece información sobre recursos públicos para todos los estados, incluidas las Agencias locales para personas mayores. El Localizador Nacional de cuidado de ancianos proporciona información sobre las Agencias de Área para el Envejecimiento y otros servicios. Incluso si tu padre vive lejos, puedes encontrar servicios que lo ayuden.

Paso 3: Coordinar: discutir las tareas con familiares, amigos y organizaciones

Finalmente, es hora de coordinar. Existen tanto fuentes informales de ayuda como fuentes más formales, como organizaciones locales y de atención.

Ayuda para organizar

Obtén ayuda a través de arreglos informales: Puede haber tareas sencillas que los amigos, la familia, los vecinos o los miembros de un grupo religioso pueden hacer fácilmente (por ejemplo, preparar comidas, llevar a cabo, ayudar con la compra de comestibles o lavar la ropa, proporcionar llamadas telefónicas tranquilizadoras o compañía para tu pariente). Nosotros recomendamos celebrar una reunión familiar y hacer que familiares y amigos estén en sintonía sobre las cantidades y los tipos de atención necesarios para así delegar en consecuencia.

Organizaciones locales: Si la familia o los amigos no pueden o no quieren, o si algunas tareas siguen pendientes, los centros o universidades locales para personas mayores suelen tener programas para voluntarios de la comunidad.

Organizaciones asistenciales: En California, once Centros de recursos para cuidadores (CRC) brindan una variedad de servicios de apoyo a los cuidadores familiares de adultos con afecciones de salud discapacitantes (por ejemplo, Alzheimer, Parkinson, accidente cerebrovascular, lesión cerebral traumática, enfermedad de Parkinson). Los CRC ayudan a los cuidadores familiares con información, programas educativos y apoyo emocional, así como con la planificación de la atención individualizada para apoyarlo en su viaje como cuidador. La mayoría de los servicios son gratuitos. Puedes encontrar más información y recursos visitando la lista de los Centros de recursos para cuidadores de California.

Otras ideas: Hay muchos otros servicios comunitarios disponibles para ayudar, incluidos los servicios de gestión de la atención, las comidas a domicilio (como mealsonwheels.org), servicios de transporte, servicios de seguridad en el hogar, atención temporal durante la noche, cuidados paliativos (para personas con enfermedades terminales) y grupos de apoyo (para el cuidador o la persona enferma). Tu Agencia de Área para el Envejecimiento local o el centro para personas mayores puede ayudarte a localizarlos.

Paso 4: referencia cruzada

Toma la lista de tareas del paso 1 y comienza a dividirlas con los recursos disponibles (familiares, amigos, organizaciones que hayas encontrado, etc.). Usa un calendario u organizador (como www.lotsahelpinghands.com) para asegurarte de que ninguna de las tareas importantes se pase por alto.

Nota: sitios web como www.lotsahelpinghands.com proporcionan sitios protegidos con contraseña para ayudarte a programar ayuda y mantener a familiares y amigos informados sobre la condición de tu ser querido.

Ideas finales

Los cuidadores familiares que trabajan desempeñan un papel fundamental en la preservación de la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas o terminales en todo el país. Hacer malabarismos con el trabajo y las responsabilidades de cuidado puede agravar el estrés de ambos roles. Para reducir la carga, vale la pena organizarse, buscar ayuda y delegar responsabilidades cuando sea posible.

Recuerda que no puedes encargarse de la prestación de cuidados solo. Pedir o aceptar la ayuda ofrecida puede parecer extraño, pero es una de las mejores formas de garantizar tu bienestar emocional y reducir la frustración. Consulta nuestros consejos para crear una lista de verificación para el descanso y renovación aquí.

Te invitamos a consultar nuestra biblioteca de información para cuidadores familiares haciendo click aqui para más lecturas y recursos. También puedes llamarnos al 800-543-8312 para obtener más información sobre cómo podemos ayudarte en tu viaje como cuidador.