Education & Information

Caregiving with Siblings

05-28-2021

Click here to view a Spanish translation

If your parents need help to maintain independence, it can be both a source of stress relief and a stressor to have siblings. The dynamics in many families aren’t simple, and nothing brings disparities to the surface like managing care for your parents. In this article, we’ll explore how to identify the family dynamics that can impact caregiving and how to navigate emotions to increase your chances of getting help.

Why Sibling Relationships Often Struggle Through Caregiving: Family Dynamics

Watching our parents age, struggle through chronic and/or debilitating illnesses, and die is one of the hardest chapters of the human experience. We will all handle it differently.

Some of us have healthier relationships with our upbringing than others. This includes both our relationships with our parents as well as the relationship between us and our siblings. There are many personal, emotional, financial, and relational issues that are brought to light - differences in family dynamics, opinions over how care should be handled and by whom, etc.

Work Together to Determine Caregiving Roles

What often happens is that the sibling who lives nearest to the parents (or has the closest relationship) ends up initially taking on small tasks around the house to help out. As the needs grow, so do their responsibilities, but there’s no formal discussion or agreement over who should be the primary caregiver.

As is often the case, families will make assumptions - either based on gender roles (brothers will handle the bills and sisters will handle the physical care and emotions) or circumstance (the unemployed sibling should provide the majority of the care), which may feel simple, but it is not the best approach.

When you don’t actively come to an agreement together about what roles and responsibilities each should have, the situation can build resentment. The sibling who is doing the most may feel like his/her siblings are unwilling to help or are all too happy to leave it all on their shoulders.

To avoid this, it’s important to determine (or reorganize) roles and responsibilities actively together; you need to re-examine all these assumptions as a family. The best way to do this is to call family meetings as early and as often as possible. Family meetings can provide a place to discuss the parent's needs and to ask what each person can contribute in time or money. If needed, a trusted person outside the family can facilitate.

Accept and Understand Differences

It will take some of us more time than others to understand and accept the situation for what it is. Siblings may disagree on the need for care (one may not accept the reality or gravity of this situation, for example), the best path for care, or their role in all of it. Here are some ways to get on the same page:

  • If there's no emergency, allow some time to get everyone on the same page. It's natural for siblings to take in the situation at different times and in different ways. This can happen regardless of whether they're far away or close.
  • Get one (or multiple) Professional Opinion(s). Get a professional assessment of your parent's condition by a doctor, social worker, or geriatric care manager and send the report to all your siblings. Try using email, online care sharing tools, and/or in-person family meetings to help keep everyone abreast of care issues and information.
  • Communicate and Share Information. Keep in mind that parents often tell their children different things about how they're doing. This is a good reason to keep communication lines open with each other and to try to pool your information about your parent's health.

Tips for Getting More Support from Siblings

  1. Try to accept both your siblings and your parents as they really are, not who you wish they were. Families are complicated - there are no "shoulds" about how people feel. Someone is not “bad” or “wrong” if they disagree with you. Approach care with this mindset to avoid a lot of conflicts.
  2. Do not over-simplify or make assumptions. It's easy to assume that you are completely right and your siblings are all wrong—or lazy, irresponsible, uncaring, etc. but this is, more often than not, not true. Each person has a different relationship with your parent, and each person's outlook is bound to be different.
  3. Ask yourself what you really want from your siblings. It’s often the case that you may think you want help, but still, actively resist it. Take time to reflect and think about what you really hope to accomplish by talking to your siblings. Do you want help, and if so, in what form?

    Do you want them to do certain tasks regularly? Do you want them to give you time off occasionally? Or do you feel you have everything under control, but you'd like them to contribute money for services or respite? Or, do you want to handle the care, but just want their emotional support?
  4. Ask for help clearly, or ask them to check in with you regularly. When you need help, it’s best to ask for it in a clear and direct way. “Can you stay with mom on Tuesdays?” is a lot more effective than assuming that you “shouldn’t have to ask.” If you don’t ask, your siblings may assume that you have everything covered and are not asking out of respect for you and all that you’re doing.

    If you don’t want help, ask them to check in with you in a capacity that suits you, whether on a daily, weekly, or monthly basis. When you need help, you’ll then have an opportunity to ask for it.
  5. Watch how you ask for help. If you have feelings of anger or frustration, you may unintentionally show that in your tone of voice. Avoid making your siblings feel accused or guilty, even if you believe that would be an appropriate response.

    Guilt makes people uncomfortable and defensive - they might get angry, minimize or criticize what you are doing, or avoid you completely - which is counterproductive to the end goal of getting help.
  6. Get help from a professional outside the family. Even the healthiest families can sometimes use the help of an objective professional. People like family therapists, social workers, geriatric care managers, physicians, or clergy can help siblings establish what is real about a parent's health and needs in order to help distribute responsibilities more equitably. In family meetings, they can help you stay focused on the topic at hand and help you avoid bringing up old arguments.
  7. Don’t let legal or inheritance disputes tear your family apart. Whatever their reasons, remember that it was your parents, not your siblings, who decided this. Think hard before you take your anger or disappointment out on your siblings. They are what remains of your original family, and for most people, this relationship becomes more important after parents die.

Closing Thoughts

Dealing with your siblings about caring for your parents can be difficult, complex, and emotional. It's normal to feel a wide range of emotions. Old patterns (sibling hierarchy - eldest to youngest, for example) may cloud your judgment for handling the situation at hand.

It is important to understand your own emotions at this challenging time and to try to have sympathy for your siblings' feelings as well - even if you disagree. You don't have to excuse negative behavior, but try to imagine the fear, pain, or need that is causing your siblings to react as they do. That kind of understanding can defuse a lot of family conflict.

Remember that you cannot handle caregiving alone. Asking for or accepting offered help may feel strange, but it is one of the best ways to ensure your emotional wellbeing and reduce frustration. Check out our tips for creating a rest and renew checklist here.

For further reading and resources, we invite you to check out our library of information for family caregivers by clicking here. You are also welcome to give us a call at 800-543-8312 to find out more about how we can support you in your caregiving journey.

Título: Cuidando a los hermanos

Si tus padres necesitan ayuda para mantener la independencia, tener hermanos puede ser tanto una fuente de alivio como un factor de estrés. La dinámica en muchas familias no es simple, y nada trae más disparidades a la superficie como administrar el cuidado de tus padres. En este artículo, exploraremos cómo identificar la dinámica familiar que puede afectar la prestación de cuidados y cómo navegar por las emociones para aumentar tus posibilidades de obtener ayuda.

¿Por qué las relaciones entre hermanos a menudo luchan a través del cuidado?: dinámica familiar

Ver a nuestros padres envejecer, luchar contra enfermedades crónicas y / o debilitantes y morir es uno de los capítulos más difíciles de la experiencia humana. Todos lo manejaremos de manera diferente.

Algunos de nosotros tenemos relaciones más saludables con nuestra educación que otros. Esto incluye tanto nuestras relaciones con nuestros padres como la relación entre nosotros y nuestros hermanos. Hay muchos problemas personales, emocionales, financieros y relacionales que salen a la luz: diferencias en la dinámica familiar, opiniones sobre cómo se debe manejar el cuidado y por quién, etc.

Trabajar juntos para determinar las funciones de los cuidadores

Lo que sucede a menudo es que el hermano que vive más cerca de los padres (o que tiene la relación más cercana) termina inicialmente asumiendo pequeñas tareas en la casa para ayudar. A medida que crecen las necesidades, también aumentan sus responsabilidades, pero no hay una discusión o acuerdo formal sobre quién debe ser el cuidador principal.

Como suele ser el caso, las familias harán suposiciones, ya sea en función de los roles de género (los hermanos se encargarán de las facturas y las hermanas se encargarán del cuidado físico y las emociones) o de las circunstancias (el hermano desempleado debe proporcionar la mayor parte del cuidado), que pueden sentirse simple, pero no es el mejor enfoque.

Cuando no llegan activamente a un acuerdo juntos sobre los roles y responsabilidades que debe tener cada uno, la situación puede generar resentimiento. El hermano que está haciendo más puede sentir que sus hermanos no están dispuestos a ayudar o están muy felices de dejarlo todo sobre sus hombros.

Para evitar esto, es importante determinar (o reorganizar) las funciones y responsabilidades de forma conjunta y activa; es necesario reexaminar todas estas suposiciones como familia. La mejor manera de hacerlo es convocar reuniones familiares lo antes posible y con la mayor frecuencia posible. Las reuniones familiares pueden proporcionar un lugar para discutir las necesidades de los padres y preguntar qué puede contribuir cada persona en tiempo o dinero. Si es necesario, una persona de confianza ajena a la familia puede facilitarlo.

Acepta y comprende las diferencias

A algunos de nosotros nos llevará más tiempo que a otros comprender y aceptar la situación tal como es. Los hermanos pueden estar en desacuerdo sobre la necesidad de atención (es posible que no se acepte la realidad o la gravedad de esta situación, por ejemplo), el mejor camino para la atención o su papel en todo ello. Aquí hay algunas formas de estar en la misma página:

Si no hay una emergencia, espera un tiempo para que todos estén en sintonía. Es natural que los hermanos asimilen la situación en diferentes momentos y de diferentes maneras. Esto puede suceder independientemente de si están lejos o cerca.

Obtén una (o varias) opiniones profesionales. Obtén una evaluación profesional de la condición de tus padres por parte de un médico, trabajador social o administrador de atención geriátrica y envía el informe a todos tus hermanos. Intenta usar el correo electrónico, las herramientas para compartir la atención en línea y/o las reuniones familiares en persona para ayudar a que todos estén al tanto de los problemas y la información de la atención.

Comunicar y compartir información. Ten en cuenta que los padres a menudo les dicen a sus hijos cosas diferentes sobre cómo les va. Ésta es una buena razón para mantener abiertas las líneas de comunicación entre ellos y tratar de poner en común tu información sobre la salud de tus padres.

Consejos para obtener más apoyo de los hermanos

  1. Trata de aceptar tanto a tus hermanos como a tus padres como realmente son, no como desearías que fueran. Las familias son complicadas: no hay "debería" sobre cómo se ha de sentir la gente. Alguien no es "malo" o "está mal" si no está de acuerdo contigo. Aborda el cuidado con esta mentalidad para evitar muchos conflictos.
  2. No simplifiques demasiado ni hagas suposiciones. Es fácil suponer que tienes toda la razón y que tus hermanos están equivocados, o son perezosos, irresponsables, indiferentes, etc., pero esto, en la mayoría de los casos, no es cierto. Cada persona tiene una relación diferente con sus padres, y la perspectiva de cada persona seguramente será diferente.
  3. Pregúntate qué es lo que realmente quieres de tus hermanos. A menudo, es posible que pienses que quieres ayuda, pero, aun así, te resistas activamente. Tómate un tiempo para reflexionar y pensar en lo que realmente esperas lograr al hablar con tus hermanos. ¿Quieres ayuda y, de ser así, en qué forma?

    ¿Quieres que realicen determinadas tareas con regularidad? ¿Quieres que te den tiempo libre de vez en cuando? ¿O sientes que tienes todo bajo control, pero te gustaría que contribuyan con dinero para los servicios o para aliviar un poco la carga? ¿O quieres hacerte cargo del cuidado, pero solo quieres su apoyo emocional?
  4. Pide ayuda claramente o pídeles que se comuniquen contigo con regularidad. Cuando necesites ayuda, lo mejor es pedirla de forma clara y directa. "¿Puedes quedarte con mamá los martes?" es mucho más eficaz que asumir que "no debería tener que preguntar". Si no preguntas, tus hermanos pueden asumir que tienes todo cubierto y no lo te ofrecen ayuda por respeto a ti y a que todo lo que estás haciendo.

    Si no deseas ayuda, pídeles que se comuniquen contigo en la capacidad que más te convenga, ya sea diaria, semanal o mensual. Cuando necesites ayuda, tendrás la oportunidad de solicitarla.
  5. Mira como pides ayuda. Si tienes sentimientos de enojo o frustración, puede que lo demuestres involuntariamente en tu tono de voz. Evita hacer que tus hermanos se sientan acusados ​​o culpables, incluso si crees que esa sería una respuesta adecuada.

    La culpa hace que las personas se sientan incómodas y se pongan a la defensiva (pueden enojarse, minimizar o criticar lo que estás haciendo o evitar el tema por completo), lo cual es contraproducente para el objetivo final de obtener ayuda.
  6. Obtén ayuda de un profesional ajeno a la familia. Incluso las familias más sanas a veces pueden necesitar la ayuda de un profesional objetivo. Personas como terapeutas familiares, trabajadores sociales, administradores de atención geriátrica, médicos o un religioso pueden ayudar a los hermanos a establecer lo que es real sobre la salud y las necesidades de los padres para ayudar a distribuir las responsabilidades de manera más equitativa. En las reuniones familiares, pueden ayudarte a mantenerte enfocado en el tema en cuestión y ayudarte a evitar que surjan viejos argumentos.
  7. No permitas que las disputas legales o de herencia desgarren a tu familia. Cualesquiera que sean sus razones, recuerda que fueron sus padres, no sus hermanos, quienes decidieron esto. Piensa bien antes de descargar tu enojo o decepción con tus hermanos. Son lo que queda de tu familia original y, para la mayoría de las personas, esta relación se vuelve más importante después de la muerte de los padres.

Ideas finales

Tratar con tus hermanos sobre el cuidado de tus padres puede ser difícil, complejo y emocional. Es normal sentir una amplia gama de emociones. Los viejos patrones (jerarquía de hermanos, de mayor a menor, por ejemplo) pueden nublar tu juicio para manejar la situación actual.

Es importante comprender tus propias emociones en este momento desafiante y tratar de sentir simpatía por los sentimientos de tus hermanos también, incluso si no estás de acuerdo. No tienes que excusar el comportamiento negativo, pero trata de imaginar el miedo, el dolor o la necesidad que está provocando que tus hermanos reaccionen como lo hacen. Ese tipo de comprensión puede aliviar muchos conflictos familiares.

Recuerda que no puedes encargarte de la prestación de cuidados solo. Pedir o aceptar la ayuda ofrecida puede parecer extraño, pero es una de las mejores formas de garantizar tu bienestar emocional y reducir la frustración. Consulta nuestros consejos para crear una lista de verificación para descanso y renovación aquí.

Para obtener más información y recursos, te invitamos a consultar nuestra biblioteca de información para cuidadores familiares haciendo click aqui. También puedes llamarnos al 800-543-8312 para obtener más información sobre cómo podemos ayudarte en tu viaje como cuidador.

Categories: Caregiving Guidance